Compartir:

Acuarios Marinos, tipos y carácteristicas

¿Qué es un Acuario Marino?

Los acuarios marinos nos ofrecen la oportunidad de poder reproducir y adaptar en un espacio relativamente reducido, distintos tipos de hábitats acuáticos, y de esa forma, poder tener a nuestra disposición un pequeño ambiente representativo de este basto y hermoso universo.

Son muchas las razones que pueden impulsar a una  o varias personas a querer tener su propio acuario marino, desde ideas  investigativas, recreacionales, comerciales hasta educacionales… Sin importar cada una de ellas, los acuario marinos mantienen siempre un atractivo y valor apreciativo incomparable.

Origen de los acuarios marinos.

La palabra “acuario”, es originaria del latín “Aqua” cuyo significado es agua, en conjunto con el sufijo “-rium” utilizado para describir lugares y edificaciones, evidentemente la combinación de ambos términos, permiten  la correcta descripción de lo que hoy conocemos como un acuario.

A pesar de que la historia registra varias civilizaciones antiguas, (sumerios, chinos y romanos) que llegaron a construir estanques físicos con peces y animales marinos,  con motivos recreacionales y alimenticios, el término moderno, tal como lo conocemos hoy en día, de un “recipiente con paredes transparentes” es relativamente nuevo y se remonta al siglo XVIII.

Con el objetivo de poder adquirir más conocimientos de la naturaleza, y del mundo acuático en general, resguardar los animales en cautiverio se hizo indispensable, lo que trajo como consecuencia, para  el año 1850 la aparición oficial del término “Acuario” por medio de los trabajos realizados por Phillip Goose.

El primer acuario abierto públicamente no se hizo esperar, y fue inaugurado en 1853 en Inglaterra, de allí en adelante, el crecimiento y la atracción por estos espacios tan llamativos, crecieron exponencialmente hasta hoy en día.

Tipos de acuarios marinos.

Existen dos principales clasificaciones para describir los tipos de acuarios marinos: según el hábitat que se desea producir y según la finalidad o utilización del acuario.

  • Acuarios según el hábitat que se desea reproducir:

 

  • Acuarios de agua dulce: Es utilizado para reproducir ambientes principalmente fluviales (Ríos) y lacustres, cuyas concentraciones de sales son inferiores a un 0,5%.

 

  • Acuarios de agua salada: Es utilizado para reproducir ambientes principalmente marinos, desde: costeros, arrecifes y oceánicos, donde las concentraciones de sales pueden variar dentro de un rango de: 0,5 y 3,8%.

 

  • Acuarios de agua salobre: Es utilizado para reproducir ambientes cuya concentración de sales se encuentra comprendida entre las anteriores, como lo son los ambientes tipo estuarios, esta es una clasificación que muchos autores no comparten, mientras que otros sí.

 

  • Acuarios según su finalidad o utilización.

 

  • Acuario de especie: utilizado para agrupar organismos pertenecientes a las mismas clases o familias, principalmente aquellos que comparten los mismos requerimientos ambientales para desarrollarse.

 

  • Acuarios de reproducción: Solamente utilizado con motivos de reproducción de las especies que alberga.

 

  • Acuarios de Crías: Empleado para albergar especies jóvenes, hasta que ellas logren alcanzar una edad donde no sean tan vulnerables a enfermedades y otro tipo de entorno.

 

  • Acuario biotopo: Utilizado para albergar tanto peces como plantas e invertebrados, que pueden o no pueden ser de la misma familia, sin embargo comparten las mismas condiciones ambientales para su desarrollo ya que probablemente provengan de una misma región geográfica.

 

Características de un acuario marino

Los acuarios, a simple vista (sin incluir las especies), pueden ser caracterizados principalmente por 4 componentes: La cubeta, el agua, el biotopo y la decoración:

  • La cubeta: Este término es utilizado para describir el acople de los cristales que contienen en su interior el universo acuático reproducido. Dependiendo de su forma (Rectangulares, cilíndricas, poliédricas etc), la cantidad de cristales variará, aunque principalmente suelen ser rectangulares comprendiendo de esa forma 5 cristales, en el cual, el inferior es el más grande (el suelo). En cuanto al volumen, pueden variar numerosamente, aunque, se sabe que a medida que la cubeta es más grande, el hábitat puede ser reproducido con más facilidad y los problemas de mantenimiento se reducen notablemente.
  • El agua: Es el principal elemento que compone el ambiente donde cobrará vida el ecosistema que se desea reproducir, y como ya mencionamos anteriormente, puede variar de acuerdo a la salinidad de la misma.
  • Biotopo: Representa la base o suelo de nuestro ecosistema acuático, el cual es construido generalmente con grava fina, y siempre se intenta asemejarlo lo mejor posible al ambiente real que se desea simular.
  • Decoración: Son todos y cada uno de los elementos, utilizados en conjunto con el biotopo, para decorar y reproducir la mayor cantidad de detalles posibles que proporcionan los ambientes reales, de esa forma la decoración no solo es utilizada con motivos “visuales” sino también con motivos ambientales estratégicos.

 

 

Accesorios para  acuarios marinos

Los acuarios necesitan una serie de equipos y accesorios que son utilizados para poder lograr la correcta reproducción del ambiente deseado durante extensos periodos de tiempo, sin ellos, sería imposible lograrlo.

  • Filtro: Indispensable para el mantenimiento de la vida de las especies, el filtro tiene la finalidad de mantener el agua libre de materia orgánica e inorgánica, ya sea suspendida o sedimentada. La filtración es realizada de tres forma: Mecánica (filtros de presión), biológica (por medio de microorganismo) y química (por medio de compuestos como el carbón activado que reaccionan con el agua y ofrecen una serie de resultados).

 

  • Iluminación: Los organismos que albergamos necesitan cierta cantidad de luz para poder vivir, y como la luz solar puede incrementar drásticamente la temperatura del agua, es necesario que esto se haga de forma artificial, para ello se utilizan lámparas (Fluorescentes, de vapor de mercurio, incandescente entre otras).

 

  • Temperatura: En vista de que es necesario recrear la temperatura de los ambientes originales, se hace necesario la utilización de calefactores y termostatos que nos permiten mantener la temperatura deseada en nuestro acuario.

 

  • Aireación: Todos los organismos de nuestro acuario necesitan respirar, y eso es posible gracias al oxígeno disuelto en el agua. Para poder mantener un suministro correcto de oxígeno, es necesario la utilización de bombas que suministren aire al ecosistema. Esta bomba se escoge dependiendo de la cantidad de agua y la intensidad del movimiento que tiene nuestro acuario.