Saltar al contenido
Peces marinos

Peces marinos comestibles

El mar es una de las fuentes más grandes de alimento en todo el planeta tierra, pues las aguas albergan una gran variedad de especies marinas que pueden servir como opción alimenticia para el hombre, y de hecho los alimentos más costosos de los restaurantes suelen ser los productos de mar.

Peces de mar comestibles
Peces de mar que se pueden comer

Pero no todos los animales que habitan las aguas saladas son comestibles, pues algunos contienen toxinas que al ser consumidas por una persona corre el riesgo de morir o sufrir alguna falencia estomacal, otros, aunque no contienen ninguna toxina, simplemente su sabor es muy desagradable y los convierte en una opción no muy buena para consumir.

Con lo dicho anteriormente observamos que es necesario conocer cuales son los peces marinos aptos para el consumo, por esta razón hemos diseñado una lista de las especies de peces más consumidas en el mundo, además se encontrara una breve reseña sobre cada especie y su respectiva preparación.

peces comestibles de mar

Lenguado: El verdadero lenguado es quizás el pescado más perfecto para el cocinero, tal como lo refleja el destacado lugar que ocupa en las listas de restaurantes europeos. De carne firme, blanca y delicada, es un pescado que se conserva bien, en realidad, sabe mejor si se consume después de pasadas 24 horas.

Platija: La platija es en algunos lugares un pescado de escasa reputación. De piel muy áspera y color marrón oscuro, con el vientre pálido, poco tiene del sabor delicado de otros pescados planos. La familia de las platijas incluye la excelente platija americana, conocida también como fleso, la platija de invierno, la bruja y el mendo limón.

Rodaballo: Es uno de los pescados más delicados. Su carne es la más firme y de mejor sabor de todos los pescados blancos, y aunque actualmente es muy caro, el rodaballo constituye oportunidad que no hay que desdeñar. Se lo reconoce por su piel marrón y rugosa y su enorme tamaño: un ejemplar adulto puede pesar hasta 12 kg y suele constituirse en el elemento decorativo central del mostrador en la pescadería, por lo general con el vientre -blanco- hacia arriba.

Rodaballo preparado
Preparación del Rodaballo

Halibut: Gigantesco entre los pescados planos, el halibut puede llegar a medir 2 m de largo; tampoco es, en realidad, especialmente plano. La parte superior es de un color marrón que oscila entre el claro y oscuro, y la inferior de un blanco perlado.

Mendo limón: Aunque su nombre suena delicioso, ya que el lenguado con limón es una excelente combinación de sabores, en realidad, el mendo limón no sabe a limón (pertenece a la familia de la limanda y la solía y corresponde a la platija de cola amarilla americana). De agradable aspecto, este pescado de color marrón amarillento tiene un fresco sabor a sal iodada y es tanto mejor cuanto más fresco. De textura tierna, pero agradable, es mejor cocerlo simplemente y con pocos ingredientes adicionales.

Solla: De color marrón oscuro con manchas rojizas en la parte superior y blanca por debajo, la solía es el plato básico de las tiendas inglesas de fish and chips (pescado con patatas fritas) que presentan su carne tierna y suave pasada por una pasta para freír. Servido de esta manera, y siempre que sea muy fresco, es un pescado muy sabroso. Escalfado en leche, es muy adecuado para niños y enfermos.

Limanda: Tiene el aspecto de una solía pequeña y la piel muy áspera, la limanda no es el pescado más atrayente, aunque su carne es blanda, frágil y de digestión fácil. Puede llegar a medir 30 cm de largo, aunque por lo común es más pequeña.

Rémol: Un excelente pescado, similar al rodaballo. Tiene una coloración abigarrada, como el tweed, y es más pequeño que el rodaballo. Es de carne más blanda y no tan gelatinosa, pero de sabor agradable y delicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *